Un sistema de señalización

Un sistema de orientación es un conjunto de diferentes artefactos de información intencionalmente introducidos en el espacio arquitectónico para facilitar la orientación y navegación de las personas a través de espacios complejos.

En este sentido, un sistema de señalización es mucho más que la instalación de señales o carteles, pues obedece a las conductas y hábitos de los usuarios. Existen distintos tipos de señales clasificadas según su función informativa. Acá se muestra cómo se articula un sistema de orientación.

Orientar

planos, mapas o directorios nos permiten entender nuestra ubicación respecto al entorno así como las relaciones entre los espacios, ayudándonos a responder la pregunta ¿Dónde estoy?


Direccionar

Las señales direccionales nos permiten confirmar si estamos siguiendo la ruta correcta hacia nuestro destino respondiendo a la pregunta ¿Voy por el camino correcto?


Identificar

Este tipo de señales identifica los recintos o servicios, confirmándonos que hemos llegado al destino indicado.

Tipos de señales

Identidad de marca

Un sistema de orientación debe orientar e informar, pero además la señalización posee un rol importante en la relación con los usuarios, transmitiendo el “tono” de la comunicación que la institución pretende entablar con sus visitantes.

La señalización se presenta como un medio capaz de reforzar identidad de una institución, transformándose en un elemento diferenciador. A continuación se exhiben algunos ejemplos de gráfica ambiental donde esto se ve reflejado.

Orientar y guiar

Un sistema de orientación nos debe entregar herramientas que nos permitan explorar el espacio.


Informar

La señalización debe además entregar información a las personas sobre cómo proceder dentro de un recinto.


Diferenciar

Finalmente, un sistema de señalización debe aportar en la construcción de identidad de una institución.